FANDOM


Raclette Editar

600-13093

La raclette es uno de los platos suizos por excelencia, especialmente típico de la región de Valais. Debe su nombre al queso raclette proveniente de la misma región, el cual se presenta en forma de enorme rueda que puede alcanzar como mínimo los 6 kilos de peso.

Hoy día la preparación de la raclette es muy sencilla y en ella se utilizan diferentes tipos de embutidos, verduras y sobretodo patatas asadas. Para su correcta elaboración se puede hacer uso de un electrodoméstico específico que recibe el mismo nombre y que se compone de una plancha en la parte de la superficie, en la que se colocan los alimentos y varias bandejas en la parte baja, donde se coloca el queso para fundir. Cuando los alimentos están cocinados se salsean con el queso fundido.

Chocolate suizo

Chocolate suizo Editar

El chocolate suizo se ha convertido además de en uno de los alimentos más ricos y deliciosos que podremos probar en cualquiera de sus ciudades y pueblos, en un auténtico símbolo del país. Y es que muy pocos se resisten ante una humeante taza de chocolate o un trocito de este manjar con denominación de origen suiza.


Älplermagronen Editar

Macarrones alpinos

El plato Älplermagronen, que podríamos traducir como macarrones alpinos con compota de manzana, es uno de los más deliciosos platos de pasta que encontraremos especialmente en la parte de Suiza central. La sencillez de este plato está en sus ingredientes, elaborado a base de pequeños macarrones, queso gruyere, nata, cebolla y el acompañamiento estrella del Älplermagronen, la compota de manzana.

Fondue de queso Editar

La receta original se elabora con queso gruyere o queso emmental aunque se realizan otro tipo de variantes con todo tipo de quesos como por ejemplo con cheddar.

Fondue

El origen de la fondue se encuentra en la costumbre de los antiguos pastores suizos de calentar los trozos de queso en una hoguera para ablandarlos y conseguir de este modo una comida caliente que les sirviera para hacer frente al frío de las montañas.

A pesar de la sencillez de su elaboración, que sólo requiere de un fuego templado y un lugar en el que dejar derretir el queso aderezado con vino blanco y coñac, el sabor y el contraste en combinación con otro tipo de alimentos a los que se les envuelve de la suave y cremosa salsa de queso derretida no tiene rival.

Rosti

Rösti Editar

El rosti es un plato muy popular en Suiza cuyos orígenes se remontan a la época en la que los agricultores afincados en los cantones alemanes preparaban esta tortilla como desayuno. A pesar de sus orígenes alemanes el paso del tiempo ha popularizado de tal forma el plato que ya forma parte de una de las especialidades más importantes y reconocidas de la gastronomía suiza.

Su elaboración a base de patatas, panceta y cebolla se prepara al igual que si fuese una tortilla pero de forma mucho más rápida por lo que se ha popularizado como un plato fácil y de excelente sabor, ideal para almuerzos o cenas informales. Poco a poco el rosti se ha convertido más en un acompañamiento de guisos y carnes que en un plato principal, aunque en algún lugares sigue siendo el protagonista de la mesa.

Birchermüesli Editar

Birche

El descubrimiento de este platillo se lo debemos al médico suizo Maximilian Bircher-Benner quien junto a su esposa potenció la importancia de la alimentación natural para tratar diversas dolencias. Es por ello que puso especial interés en demostrar los efectos beneficiosos de la fruta fresca, los frutos secos así como de los cereales por el cual se hizo esta excelente mezcla de proteínas, minerales, vitaminas e hidratos de carbono. Ideal para una cena ligera o un desayuno.

Malakoffs Editar

Malacofs

Los deliciosos malak offs suizos son uno de los máximos placeres que cualquier amante del queso puede experimentar. Se dice que el origen de los malak offs se encuentra en la época en la que los soldados suizos participaron junto al ejército francés en la Guerra de Crimea. La receta homenajea la toma de la ciudad de Malakoff en Ucrania popularizándose especialmente en el cantón de Vaud.

Consiste en palitos o bolas de queso aderezadas con vino blanco y rebozado de modo que el queso quede fundido en el interior. El queso utilizado puede variar de un lugar a otro aunque popularmente se utiliza el gruyere. El resultado es delicioso, suave y muy agradable.